La compra de una segunda vivienda siempre ha sido una buena opción para invertir. Por ese motivo normalmente las personas se planteaban adquirir una vivienda lejos de la ciudad, en una zona tranquila en la que pasar vacaciones o puentes lejos de toda la multitud del centro. También teniendo presente amortizar la inversión alquilándola en fechas concretas.

Esto actualmente está cambiando debido a la ‘’nueva normalidad’’ que estamos viviendo. La implantación del teletrabajo ha provocado en las personas que el concepto de segunda residencia haya dado un gran cambio y de pasar a ser una segunda vivienda, pasan a ser la residencia habitual, alejado de la ciudad y rodeado de naturaleza y espacios abiertos.

Por estas razones, a día de hoy, los requisitos de interés a la hora de comprar una vivienda han cambiado. Ahora se da prioridad a residencias que sean muy distintas en cuanto a tamaño, instalaciones o ubicación.

A continuación, exponemos una serie de razones y ventajas por las que se debería adquirir una vivienda en la sierra debido a la situación actual:

  • Son una buena alternativa para pasar largas temporadas
    Como sabemos, uno de los principales motivos de querer desconectar y sentirse rodeado de espacios más abiertos y naturales es el teletrabajo, que parece que ha llegado para quedarse, por lo que a muchas personas nos ha abierto los ojos a la hora de buscar una nueva residencia. Un hogar en la sierra actualmente no sólo se enfoca en desconectar los fines de semana o en vacaciones, sino que también se busca el poder teletrabajar de una forma cómoda.
  • Residencias adaptadas a la situación actual
    Dadas las restricciones que se han llevado a cabo por el COVID-19, nos hemos empezado a replantear nuestras preferencias a la hora de hacer planes. La tendencia del último año ha sido hacer planes al aire libre, actividades que estén lejos de multitudes y así poder respirar un poco de aire fresco.
  • Contacto con la naturaleza
    Actualmente las recomendaciones tanto por profesionales como las preferencias personales, son hacer planes en los que nos ayuden a despejarnos, ya sea hacer deporte, dar paseos o estar en contacto con la naturaleza. Por estos motivos las residencias en la sierra son ideales, ya que están alejadas de todo el centro de la ciudad.
  • La rentabilidad a medio/largo plazo
    Ya no sólo nos enfocamos en el ámbito social, trabajo u ocio, sino que visto desde un punto de vista económico. Comprar una residencia en la sierra es una inversión y os explicamos por qué: las personas que tienen una segunda residencia en la sierra, en muchas ocasiones aprovechan para alquilarla ya que ahora mismo tienen una gran demanda.

Por todos estos motivos, el cambio de residencia no está siendo una moda pasajera, sino un cambio de mentalidad en las personas que quieren mejorar su calidad de vida en muchos aspectos.