En la entrada de hoy venimos a daros una serie de trucos para decorar el salón de forma elegante, minimalista y sobretodo, económica.

El salón es el centro de la casa, una de las partes más visibles ya que también es una zona de reunión y descanso. Por lo cual, es necesario darle a este lugar la amplitud, iluminación y decoración que se merece.

Empezamos hablando por el sofá:

En el salón, el sofá es algo que no puede faltar nunca, ¿qué es un salón sin sofá? Es el mueble central tanto por volumen como por funcionalidad, por lo que también forma parte de la decoración del salón.

Para evitar que la selección del sofá sea un problema debemos tener en cuenta que los requisitos del espacio están presentes y tenemos que buscar uno que encaje de manera perfecta en nuestro salón.

Vamos a seguir hablando de la armonía. Esto quiere decir que todo tiene que estar en consonancia, es decir, la tapicería del sofá hace mucho ya que el color de la pared debe ir de acuerdo con el del sofá. Así se consume menos espacio visual y puede generar un orden que articule el resto de la decoración del salón.

Siempre es recomendable situar el sofá junto a la pared ya que así se evita flujos de paso que puedan generar incomodidad.

A la hora de escoger sofá, no sólo hay que fijarse en lo que quede más estético. Por ejemplo, un sofá o un sillón que sea de respaldo bajo es mucho más estético pero mucho más incómodo. Los cojines son los mejores aliados con las paredes, es una forma ideal de combinar el color de las paredes con el del sofá.

Una vez hablado del sofá, vamos a hablar de cómo jugar con la luz:

Las ventanas, como sabemos es la entrada de luz natural. Las cortinas traslúcidas junto a telas tupidas permiten jugar con luces y sombras para conseguir unos efectos increíbles.

Si necesitamos agrandar o dividir el espacio, un módulo de almacenaje de media altura con un separador conseguiremos obtener una visión de más altura con la que ganaremos más espacio.

El color que más refleja la luz es el blanco pero hay tonos que le siguen muy de cerca, como pueden ser: amarillo, beige o arena. Si deseas una decoración sencilla y sana, puedes combinar estos colores para obtener un espacio mucho más luminoso. Uno de nuestros consejos es: las paredes en arena, los sofás en blanco con los cojines en beige y amarillo de lino y terciopelo. Esto provocará un juego de tonos cálido que inspirará relajación y calma.

Si queréis saber más sobre decoración de interiores o complementos que pueden sentar bien al salón u a otra parte de la casa, no dudéis en hacérnoslo saber.